Complejas manifestaciones culturales en China

Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

LAS PRINCIPALES MANIFESTACIONES CULTURALES COMPLEJAS EN CHINA

Una de las principales manifestaciones culturales que apareció en la antigua China es el desarrollo de la filosofía, principalmente las corrientes filosófico-religiosas del confucionismo y el taoísmo (no se incluye el budismo, ya que su verdadero origen se encuentra en el valle del Indo). La filosofía confucionista se llama así por el pensador chino Confucio (551-479 a. C.), su principal precursor. Y tiene como uno de sus principales postulados la existencia de un “mandato del cielo” en el cual el cosmos mantiene la armonía entre las cosas y rige sus destinos (las estaciones del año, el sino de la humanidad, etc.). Por tanto, según este credo, si un gobernante chino se atreviese a desnivelar o poner en peligro esta armonía, el pueblo (o un candidato al trono) tenía la legitimidad de deponerlo y reemplazarlo por otro. Como doctrina filosófica el taoísmo mantenía que las personas debían seguir un tao (‘camino’) que ya estaba trazado desde antes de que nacieran.

El tiempo de la arquitectura monumental en China

Otra manifestación cultural compleja de la antigua China fue la arquitectura monumental, que se ha mantenido casi intacta desde sus orígenes hasta la actualidad. En este aspecto destaca la construcción de grandes templos de madera o pagodas erigidos con fines meramente religiosos, principalmente por los adeptos a la religión budista (“importada” desde el valle del Indo). También se construyeron palacios (ting) y arcos de triunfo (peleu o pai lu). Eran construcciones en las que dominaban las decoraciones policromadas con azulejos, baldosas de porcelana o incrustaciones.

Una característica de sus construcciones desde antiguo fue la integración de los edificios con la naturaleza y aprovechando en muchos casos la geografía natural.

Incluso en los más sencillos jardines trataban de recrear un microcosmos equilibrado en el que estuvieran presentes todos los elementos y así reflejaron su vocación cultural por mantener un equilibrio entre el ser humano y la naturaleza. Los temas de sus expresiones artísticas tenían como motivo principal la naturaleza en la que mostraban a los seres mitológicos que influían en su vida.

La escultura en piedra se inició como decoración majestuosa de los caminos funerarios que conducían a las tumbas imperiales con la intención de dignificar el poder. Las esculturas encontradas en las tumbas de los gobernantes difuntos de la civilización china también son un buen reflejo de sus grandes avances culturales. De entre sus producciones destaca el ejército de terracota, un grupo de aproximadamente 7000 soldados que fueron hallados durante la segunda mitad del siglo xx junto al mausoleo fúnebre de Ts’in Shi Huang, el proclamado como primer emperador de la dinastía Ts’in.

Las pagodas son una muestra de la arquitectura monumental china de la época. En la imagen, la pagoda de Liuhe o de las Seis Armonías, en Hangzhou.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *