Historia de los alimentos en lata

Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Historia de los alimentos en lata

A finales del siglo XVIII en Francia se atravesaba tiempos muy violentos. En 1789, la Revolución Francesa derivó en guerras siendo también protagonistas las monarquías europeas, encabezadas por el Reino Unido.

La Primera Coalición fue derrotada por Francia a cargo de Napoleón Bonaparte.

Eran años en que las campañas militares galas debían combatir otro enemigo, causante de bajas importantes en sus filas: la ausencia de un sistema que asegure raciones dignas a sus soldados. Los alimentos en mal estados ocasionaron que los soldados encargados de mantener en marcha la maquinaria de guerra cayeran víctimas del hambre, el escorbuto y otras enfermedades.

Esta situación llevó al Gobierno francés a ofrecer una recompensa de 12000 francos a quien ideara una manera de mantener y conservar los alimentos por un buen tiempo y estado.

Envases de vidrio

El investigador francés Nicolás Appert se dedicó a este propósito entre los años 1795 y 1810 para entender cómo funcionaba la descomposición de los alimentos. En aquel tiempo nadie tenía idea de que bacterias atacaban a los alimentos.

Durante sus experimentos notó que los alimentos que estaban libres de la acción del aire eran capaces de mantener su estado por un buen tiempo. Y así fue capaz de deducir que la correcta higiene eran fundamentales para la correcta conservación.

La estrategia de conservación fue un exito, Napoleon Bonaparte fue el primer cliente y alabó públicamente el invento de Appert como un aliado para lograr la victoria final.

Latas metálicas

Los recipientes metálicos herméticos no fueron considerados, porque los envases de vidrio era una opción más barata y práctica para ese entonces.

En 1810, el francés Philippe de Girard, se fue a Londres con la intención de explotar económicamente el invento.

Girard aportó una innovación decisiva, en lugar de recipientes de cristal usaría envases de hojalata, láminas de hierro bañada en estaño. Este se asoció con un empresario inglés, Peter Durand, e hizo demostraciones ante la Royal Society de Londres. Luego, Durand le vendió los derechos a Byan Donkin, quien fue el que abrió la primera fábrica de alimentos en lata.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *