La religión de los Arios

LA RELIGIÓN VÉDICA

LOS PUEBLOS ARIOS IMPUSIERON su propia forma de organización política y social, que se sustentaba principalmente en sus creencias religiosas védicas. Para legitimar su poder sobre el resto de la población, crearon los Vedas, libros sagrados que debían ser conocidos por todas las castas y que contenían los principales lineamientos políticos, sociales y culturales de lo que sería la sociedad india a partir de ese momento.

Entre sus textos más importantes estaban el Rig Veda o el Sama Veda, donde se recogían los cultos que se debían realizar, como por ejemplo la adoración a los dioses, un ritual que debía hacerse de forma periódica para no despertar su ira y evitar que estos se manifestaran negativamente sobre los individuos.

En estos libros sagrados también aparecen fórmulas mágicas, tratamientos médicos, canciones rituales, entre otros muchos saberes. Los textos estaban escritos en sánscrito, por lo que solamente los brahmanes tenían la capacidad de leerlos, interpretarlos y transmitirlos al resto de la población.

Estos sacerdotes regulaban también el culto a los dioses, y gracias a la posición privilegiada que ocupaban como intérpretes de la voluntad divina consiguieron dominar a una gran masa de población analfabeta e inculta.

La religión védica tuvo varios dioses pero tres fueron los más destacables.

Uno de los principales fue Agní, dios del fuego, una divinidad asociada al conocimiento religioso y que se creía que ponía en contacto a la humanidad con los dioses. Agní es representado como una llama emergiendo del agua, algunos científicos creen que se trata de una representación del fenómeno natural de los pozos gasíferos cuando entran en contacto con oxígeno e hidrógeno.

Era el dios que representaba el fuego de los sacrificios, una metáfora referente a la luz que los dioses dieron a los seres humanos para iluminar la tierra.

Indra fue una de sus divinidades principales, el rey de los dioses y de los cielos. Entre los dominios sobre los que regía Indra es posible encontrar la guerra y el cielo en su máxima expresión (clima, rayos, truenos, tormentas, etc.).

Indra posee dos símbolos distintivos: una parte una espada con forma de rayo y un elefante de siete trompas llamado Airavata que usa como vehículo y desde el cual hace caer la lluvia sobre la tierra.

Airavata, el elefante blanco de Indra, podía tener tres y a veces hasta 33 cabezas. Museo Erawan, Tailandia.

Otro dios relevante es Suria, el dios del sol, que representa el ciclo del día y es representado como una figura humana en la que su piel y su pelo son dorados a similitud del astro rey. Las leyendas cuentan que Suria, Agní e Indra realizaron una serie de sacrificios por las que se transformaron en las deidades más importantes del universo védico, pero con la aparición posterior del hinduismo fueron relegados a ser dioses menores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *