¿Podría el anticuerpo de las llamas tener la cura para el Covid?

Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

¿Podría el anticuerpo de las llamas tener la cura para el Covid?

En Estados Unidos, los científicos han incorporado a sus estudios para la lucha contra el coronavirus en este caso la llama. De este animal ha sido utilizada su sangre para producir una nueva terapia con anticuerpos que tiene el potencial de combatir todos los tipos de gripe, incluso las pandemias.

La gripe es una de las enfermedades más hábiles a la hora de cambiar de forma, y constantemente muta su apariencia para evadir a nuestro sistema inmunitario. Y es allí en ese escenario donde ingresa la llama, conocida por su lana.

Los anticuerpos son las armas del sistema inmunitario y se adhieren a las proteínas que sobresalen de la superficie del virus. Esto tienden a atacar las proteínas, esa es la parte de la gripe que cambia rápidamente.

Mientras que los anticuerpos de la llama usan su ventajoso tamaño para serpentear más profundamente y atacar las partes que la gripe no puede cambiar.

Diferencia entre un catarro y una gripe

Anticuerpos sintéticos

En California un equipo del Instituto Scripps, infectó llamas con múltiples tipos de gripe para provocar una respuesta inmunitaria. Luego exploraron la sangre de estos en busca de los anticuerpos más potentes para que puedan atacar una gran variedad de cepas de gripe.

El virus de la gripe tiene una capacidad de cambiar rápidamente las puntas de las proteínas que sobresalen de este.

Los científicos finalmente eligieron cuatro y luego comenzaron a desarrollar su propio anticuerpo sintético que usó elementos de cada uno. El objetivo es proveer de algo que proteja de todas las posibles pandemias.

El trabajo se publicó en la revista científica Science y aún se encuentra en una fase muy inicial, y el equipo quiere realizar más pruebas antes de empezar a hacer ensayos con humanos. Los investigadores utilizaron dos técnicas diferentes a la hora de administrar los anticuerpos a los animales.

La primera consistió en inyectárselos y la segunda, en una terapia genética. Las llamas son uno de los cuatro tipos de auquénidos o camélidos sudamericanos.

Las instrucciones genéticas para desarrollar el anticuerpo estaban empaquetadas en un virus inocuo, que luego se usó para infectar las narices de los ratones. Y las células en el revestimiento de la nariz empezaron a producir el anticuerpo antigripal.

Una ventaja adicional de esto es que podría funcionar en las personas mayores. A mayor edad, peor funciona el sistema inmunitario y la vacuna estacional contra la gripe se vuelve menos efectiva. Pero este tratamiento basado en las llamas no necesita entrenar a nuestro sistema inmunitario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *